Spanish Teaching, Our blog for teachers and students of Spanish

Home Page » Post

« Next Article: An interview with Victor Garcia de la Concha, director of the Real Academia Española
» Previous Article: Salamanca's Plaza Mayor, Christmas 2006

Thursday, December 28, 2006 (read 729 times)
 

Entrevista a Victor García de la Concha, director de la Real Academia Española

by Erin

"Para aprender bien español conviene elegir un centro acreditado y, si es posible, en un país hispanohablante para poder captar bien los usos de la calle".

Entrevista a Víctor García de la Concha, director de la Real Academia Española y premio Príncipe de Asturias 2000. Salamanca, marzo de 2004

Caridad Santana, directora de estudios, don Quijote

Dados los tiempos que corren en España en cuanto a políticas lingüísticas se refiere, ¿español o castellano?
Aunque ya en el siglo XIII el rey Alfonso X el Sabio hablaba de lengua de España y hasta usa alguna vez español para referirse a nuestro idioma, a lo largo de la Edad Media se aludía a él con el término romance o con las expresiones romance de Castilla, romance castellano. Se difunde a partir del siglo XVI la denominación de español, que, sin embargo coexiste con la de castellano. El primer diccionario de la Real Academia Española se decía de la Lengua Castellana. Hoy, en España que es un país plurilingüe, debemos decir castellano por contraposición al catalán, al gallego o al vasco. Pero internacionalmente hablamos de español, que es la lengua común no sólo de los españoles sino de cuatrocientos millones de hablantes, sobre todo de América.

Usted ha afirmado alguna vez que el español está en manos del pueblo que lo habla, ¿en este sentido podríamos hablar de una lengua hispanoamericana y de una lengua española específica de Estados Unidos?
Tajantemente, no. El español es una lengua muy unida, aunque desde siempre, como lengua mestiza, ha tenido muchas variantes de uso de las que ya hablaba en el siglo XVI Juan de Valdés en Diálogo de la lengua. Lo que está ocurriendo hoy en los Estados Unidos es que muchos de los hispanos que emigran hacia allí, por desconocimiento del inglés utilizan lo que técnicamente se llama un "code sevitching", una conjugación de códigos en el que sobre la pauta sintáctica del español incrustan términos ingleses. El llamado spanglish, enormemente variante, dista mucho de ser una lengua estructurada, aunque, sin duda, términos o expresiones de él puedan consolidarse en el uso de aquellas regiones y aún ser exportados.

¿Cómo valora la influencia en el español de la creciente emigración hispanoamericana a Estados Unidos?, ¿Cree que la fuerza económica y cultural de lo hispano en este país está influyendo en la permanencia del español?
Sin duda alguna. Los hispanohablantes constituyen ya la primera minoría y su peso social es creciente.

Las lenguas, desde un punto de vista lingüístico no son sistemas acabados, sino sistemas en continua variación ¿Cómo definiría la situación actual del español en este aspecto?
Efectivamente las lenguas, como organismos vivos, están en evolución continua. La globalización acentúa la presión de las grandes lenguas de comunicación sobre las más débiles. Para que una lengua pueda consolidarse como una lengua de comunicación internacional se necesitan cuatro cosas: que tenga un gran número de hablantes; que sea una lengua con un sistema unitario trabado; que esté muy presente en las nuevas tecnologías; y, por último, que tenga un gran reconocimiento en las relaciones diplomáticas internacionales. El español cumple ampliamente las dos primeras, pero puede avanzar mucho todavía en las otras dos. En cualquier caso François Miterrand dijo hace años que en el mundo occidental, después del inglés, el futuro es del español.

¿Cree que la gran influencia de los medios de comunicación audiovisual y la poca promoción de la lectura, sobre todo en los jóvenes, está contribuyendo o puede contribuir a deteriorar "la salud" del español oral?
Sí, la riqueza lingüística se adquiere y potencia con la lectura y la escritura. Si éstas faltan o no son cultivadas adecuadamente, el empobrecimiento será progresivo. Hoy hay muchos jóvenes que apenas saben construir una oración simple.

Las nuevas tecnologías -internet, la telefonía móvil, etc.,- están cambiando algunos hábitos que pueden influir negativamente en la palabra escrita ¿Cómo lo ve?
No creo que de suyo puedan influir. Cuando tomamos apuntes o escribimos una carta familiar o enviamos una nota, todos utilizamos abreviaturas condicionales, acortamos las frases, etc. Esa misma persona puede, con independencia de ello, expresarse con corrección total y con amplitud.

¿Cree que la época de la enseñanza presencial de la lengua y del libro continuará por mucho tiempo o, por el contrario, tiene los años contados?
Hace ya tiempo que en la enseñanza de idiomas se viene utilizando métodos interactivos audiovisuales. Siempre con ayuda de libros, desde luego. Con ellos puede alcanzarse un nivel comunicativo general aceptable. Pero nada, a mi juicio, puede sustituir la docencia presencial y, desde luego, un buen conocimiento de una lengua requerirá siempre un contacto de maestro y alumnos en un grupo.

últimamente ha aumentado mucho el interés por la lengua y la cultura españolas ¿Cuáles cree que han sido las causas que han originado este interés?
Dos de cada tres estudiantes universitarios estadounidenses eligen como segunda lengua el español, y cuando se les pregunta por qué lo hacen, contestan que "porque es práctico". Práctico para entenderse y relacionarse con cuatrocientos millones de personas que son hispanohablantes naturales. El eje demográfico del español se ha desplazado de España a América y la América hispana - o latina, como ellos prefieren decir-, Iberoamérica si incluimos Brasil, es un continente con enormes posibilidades de prosperar.

¿Augura que dicho interés seguirá creciendo?
Por lo que acabo de decir, sí.

¿Qué consejo daría a las personas que quieren aprender español? ¿Y a un profesor de Español como Lengua Extranjera? ¿Enseñar lengua normativa o lengua coloquial?
Son tres preguntas en una. Para aprender bien español conviene elegir un centro acreditado y, si es posible, en un país hispanohablante para poder captar bien los usos de la calle. La enseñanza de un método comunicativo que parte de lo coloquial cotidiano vivo debe completarse con la de unas normas que ayuden a grabar en la mente de quien aprende una lengua su sistema básico. Cuanto más cercanas estén las pautas de lo que se enseña a lo que el alumno oye en la calle o en la radio o lee en los periódicos, mejor. De otro lado, la enseñanza de la norma básica no tiene por qué ser compleja y mucho menos abstracta.


Keywords: profesores,estudiantes,cultura,aprender,america

Comments

No comments found.

« Next Article: An interview with Victor Garcia de la Concha, director of the Real Academia Española

» Previous Article: Salamanca's Plaza Mayor, Christmas 2006