Spanish Teaching, Our blog for teachers and students of Spanish

Home Page » Post

« Next Article: Un Ejemplo de la Riqueza del Español Americano
» Previous Article: Extranjerismos en el Lenguaje del Deporte

Thursday, September 10, 2015 (read 873 times)
 

La Actualización Permanente - Una Obligación del Enseñante

by Lauris

Algunas veces me han preguntado el porqué de mi dedicación a la ELE desde hace tanto tiempo, generalmente personas bienintencionadas que no comprenden bien por qué, en lugar de optar por un sueldo de funcionario y demás prebendas adjuntas al tipo de trabajo me decanté por el aura de precariedad laboral que rodea nuestro trabajo. Y siempre he respondido lo mismo: no hay rutina, el piloto automático no existe, el ir y venir de alumnos, permanente es, al mismo tiempo que un acicate, un desafío constante.

Ese flujo interminable de alumnos que he sufrido-disfrutado en mis ya muchos años de profesor de ELE, con llegadas y salidas cada semana, obliga a una adaptación permanente a las cambiantes necesidades del grupo de clase y exige del enseñante una panoplia de habilidades, técnicas y materiales que debe irse actualizando constantemente si no se quiere perder el tren.

Y a esto me quiero referir hoy. Muchos de los docentes que hemos decidido, sea por una necesidad en principio que se transforma poco a poco en pasión, o sea por una vocación preexistente, nos encontramos en situaciones laborales un tanto especiales: algunos de nosotros trabajamos en centros privados donde se enseña ELE exclusivamente, otros lo hacemos en centros públicos situados en el extranjero con cursos de larga duración encuadrados en el sistema educativo del país, y no son poc@s quienes tienen que ir tirando con clases individuales. Todos estos casos, y todos los que no cito, tienen algo en común, además de la profesionalidad y el buen hacer mayoritario: la necesidad de una constante puesta a punto y de una actualización en los nuevos caminos que la pedagogía va abriendo en nuestra especialidad.

Suscribirse a una lista de correo, a revistas en línea o a boletines de múltiples tendencias es algo que exige una gran cantidad de tiempo del que no todos los docentes de ELE disponen, y además no garantiza que se esté al día en materiales, cursos, tendencias…

Por eso, y después de muchos años de experiencia en el trabajo de profesor de ELE, tengo que reconocer que la creación de un grupo de trabajo e investigación en didáctica, como se viene realizando en el centro en el que trabajo, es uno de los mejores caminos para no perder el tren de la realidad docente. Además de la implicación personal que supone la preparación de pequeñas intervenciones sobre cuestiones puntuales para presentarlas ante el grupo de colegas, discutir y aprender y avanzar juntos, la motivación de hacerlo se ve reforzada frente al fantasma de la indolencia por la obligación que supone el hecho de no quedar mal delante de nuestros colegas y compañeros de trabajo.

Pero cuando la situación laborar del enseñante es distinta resulta recomendable en mi opinión realizar una inversión de tiempo (y dinero, naturalmente) en hacer un curso de reciclaje para profesores de ELE. Estos cursos, como el que ofrece donQuijote, permiten condensar, en un corto espacio de tiempo, una revisión realizada por profesionales expertos de las cuestiones más relevantes de las innovaciones didácticas, de materiales y de nuevos puntos de vista sobre las diferentes facetas de la lengua española.

Claro que, tendremos que dedicar a ello un tiempo que no es demasiado largo (una o dos semanas), pero los resultados –si confiamos en las opiniones de los que han realizado estos cursos- siempre valen la pena. Además, en este tipo de cursos se puede poner el foco en aquellas cuestiones que más preocupen o que más problemas planteen a los participantes.

Por citar un caso que me toca personalmente, tengo una amiga (ahora es una amiga pero empezó siendo una alumna, hace nueve años) que es traductora y docente de ELE en Alemania y que cada año realiza un curso de una semana en el centro donde me encuentro para pulir los pequeños detalles que su trabajo pone en primer plano de importancia y de paso se regala unos días de asueto en su rutina cotidiana.


Keywords: professor de ele,profesores de ele,enseñar español,enseñanza español,español lengua extranjera

Comments

No comments found.

« Next Article: Un Ejemplo de la Riqueza del Español Americano

» Previous Article: Extranjerismos en el Lenguaje del Deporte