Spanish Teaching, Our blog for teachers and students of Spanish

Home Page » Post

« Next Article: Decálogo del profesor de ELE
» Previous Article: El vocabulario de las cosas cotidianas

Thursday, October 22, 2015 (read 1773 times)
 

Una Actividad de Práctica Oral

by Lauris

Una actividad de práctica oral en grupo muy eficaz y divertida.

Hoy os traigo una actividad que me ha resultado siempre que la he puesto en práctica. Tiene varias ventajas: no necesita una gran preparación, tampoco hay que realizar una presentación de la misma, además se adapta a grupos de muy diferente nivel: desde un nivel A1 hasta un C2. Yo llamo a este juego “Amnesia”, porque es una palabra que en la mayoría de las lenguas de mis estudiantes es muy parecida, y se corresponde perfectamente con la mecánica del mismo.
Para empezar necesitamos unas etiquetas adhesivas no muy grandes, de esas amarillas que todos tenemos en la oficina, en cada una de ellas vamos a escribir, por ejemplo, el nombre de un objeto que hay en la clase (esto, para niveles muy bajos, claro). Explicamos a los alumnos que se ha producido una explosión electromagnética en el espacio que provoca amnesia generalizada sobre la propia identidad. Así, cada uno de los participantes en el juego llevará sobre la frente el nombre del objeto que él/ella representa; todos pueden verlo menos el/la interesado/a. Recordamos que pueden realizar cualquier tipo de pregunta a los compañeros, pero atendiendo a que las respuestas se limitarán a SÍ y NO. Cuando la respuesta sea afirmativa, el interesado podrá volver a preguntar, si la respuesta es negativa pasará el turno al/a la siguiente participante. Obtendremos preguntas como “¿soy más grande que un diccionario?”, “¿soy metálico?” o “¿estoy en la mesa?”. Es muy simple, pero para niveles A1 y A2 que empiezan es muy reconfortante porque los alumnos tienen la sensación de que hablan en español, cosa completamente cierta, por otra parte.

En un nivel más alto pasamos a personajes que todos conozcan. Ahora nos toca buscar a una serie de famosos de cualquier ámbito conocidos por todos los estudiantes y les asignamos uno a cada participante. La pregunta que normalmente rompe el hielo suele ser “¿soy un hombre?” / “¿soy una mujer?”, seguida de otras como “¿vivo en América?” o “¿soy famoso por la política?”, etcétera. Recordemos que las preguntas deben ser formuladas para obtener solo un SÍ o un NO.

Si deseamos practicar los pasados buscaremos personajes históricos, ya desaparecidos, para que las preguntas se dirijan en la dirección de “¿viví en este siglo?”, “¿era un hombre/una mujer?”, etc.
En este nivel de juego podemos acordar con los estudiantes que no solo se pierde el turno cuando se obtiene un NO por respuesta, también se pasará al/a la siguiente cuando se formule una pregunta de manera incorrecta o cuando haya un error en la forma del pasado. De esa manera, y con la competencia natural que todos estos juegos producen en el aula, los mismos alumnos se erigirán en jueces y feroces analistas de lo dicho por sus compañeros/contrincantes. Nuestro papel se limitará, entonces, al de observador-juez imparcial indiscutible.

No hay un ganador o ganadora. Si un estudiante acierta su identidad podemos ponerle en la frente una nueva etiqueta para que continúe en la palestra. Todo depende del tiempo que queramos dedicar a la actividad.
A mí me ha funcionado muy bien cada vez que la he realizado, y me parece que es perfecta en esos pequeños “ratos muertos” que nos quedan cuando se acerca el final de la clase, hemos terminado una actividad y no queda suficiente tiempo para embarcarnos en otra más compleja.


Keywords: teaching spanish,spanish teaching,enseñanza español,enseñar español

Comments

No comments found.

« Next Article: Decálogo del profesor de ELE

» Previous Article: El vocabulario de las cosas cotidianas